A veces en VIGAR nos da por hacer un reset, ponernos un poco filosóficos y plantearnos cosas como qué somos, de dónde venimos y adónde vamos. La segunda pregunta la tenemos clarísima (quien pierde los orígenes pierde la identidad) y la tercera preferimos no responderla porque ya nos lo encontraremos, es más emocionante así.

Pero, ¿qué somos? Somos muchas cosas, depende de a quién le preguntes. Unos piensan que somos calidad. Otros apuestan por el diseño. Hay quien nos dice que somos alegría, tradición, somos casa y somos, seguro, un montón de cosas más. Pero creemos que si nos tuviéramos que decantar por una sola, seríamos sobre todo color.


Vigar es color. Porque Vigar es de colores.
El color es nuestra firma, va en nuestro ADN. Forma parte del diseño y llevamos la calidad a través del color por todo el mundo. Porque el color es un lenguaje universal, el color nos une, nos identifica y nos alegra el día.


Así que defendiendo el color, defendemos nuestros colores.
Y cuando lo hacemos estamos defendiendo nuestra forma de trabajar, de entender la tradición, la relación con nuestros proveedores, con nuestros empleados, con nuestros clientes, incluso con nuestra red de ventas.
Defendemos la alegría, el diseño, la utilidad, la perfección, la exigencia. Defendemos todo lo que nos ha traído hasta aquí. 


Para gustos colores. Y para colores, Vigar.
¿Cuál es tu color Vigar? Puede que seas fan de nuestras dolls. O que te animes el día barriendo con nuestras escobas Beso Bandera. O igual eres más comedido y apuestas por nuestras líneas básicas o por las últimas novedades. Genial, hay Vigar para todos. Porque tenemos diseños, productos y estilos que se acoplan a tus gustos, sean los que sean.


Así que nos vamos a pasar el año fighting for your colors.
Si tus colores son la calidad, el diseño y la alegría, nos tendrás luchando a tu lado. Si tu enemigo son los días y las personas grises, vamos a por ellos. Si tú también crees que una casa con alegría es una casa mejor, estamos en tu bando. Si crees que esto de la limpieza es cosa de todos, luchemos juntos.


Luchemos por nuestros colores. Porque con Vigar, hasta una guerra, es divertida.