El entretiempo es una época difícil, lo sabemos, pero con estos consejos vamos a intentar que la limpieza y el orden te faciliten la vida. Porque el cambio de armario no solo supone ordenar tu ropa, sino que se convierte en el momento perfecto para poner orden en nuestras estanterías.

Vacíalo todo

Cajones, perchas, colgadores… Todo. Así podrás limpiar a fondo el interior de tu armario antes de volver a colocar la ropa y visualizarás mejor todas las prendas.

Haz limpieza de ropa

Primero haz limpieza del mueble y luego de tus prendas. Sé honesto, elige aquellas prendas que ya hace tiempo que no usas y que solo te quitan espacio. Si están en buen estado, dónalas, y cada vez que vayas a hacer una compra impulsiva piensa en el uso real que vas a poder darle a la prenda. Lo mejor para ti y para el planeta es tener un armario minimalista con las prendas justas.

Accesorios y complementos

No sabemos qué pasa pero por mucho que los coloques, los accesorios y complementos siempre acaban por desordenarse. Así que te recomendamos dedicar un tiempo también a esto y utilizar bolsas de tela, cajas y colgadores con compartimentos.

Ordena

Destina cada zona de tu armario o de tu mobiliario a un tipo de prenda diferente. Es decir, elige qué irá en perchas, que estará doblado y qué meter en cada cajón. Así podrás tenerlo a mano y guardarlo sin que la prenda sufra. Lo más importante es encontrar un equilibrio en la colocación de tus cosas para que encontrarlas sea una tarea fácil y sobre todo puedas mantener el orden en el día a día, que es cuando se complica la tarea ;)